Augusto Rocks

Augusto Rocks (23.8.14 - foto)Aunque Gijón es una fundación flavia y, por tanto, posterior a Augusto, celebramos estos días el bimilenario de su muerte por numerosas razones. Son los mismos motivos por los que los rockeros conmemoramos los fallecimientos de Elvis o John Lennon: porque ellos han influído en cómo vemos y entendemos el mundo. Nuestra cultura no es que tenga una relación grande con el Imperio, es que, directamente, es su heredera. Hace más de dos mil años, este territorio estaba ocupado por diversas tribus, pero debido a la invasión romana, nuestro cordón umbilical con ellas quedó roto. Así que ninguna visión es “excesivamente romana”, es que es “romana”. Pero no celta. Lo celta rememora un pasado al que, en demasiadas ocasiones, se le confieren atributos edénicos, como si hubiese sido un paraíso idílico hasta que Augusto ordenó la invasión. No lo sabemos y, en todo caso, nos da igual; nuestro antepasado cultural no es celta. Incluso el español y el asturiano proceden del latín. La misma gaita de fuelle se difunde a través del mundo romano. Tampoco existe la mal llamada “música celta”. No sabemos cómo era esa música. Ni la romana. Otra cosa muy diferente es la música folk asturiana. Pero criticar esas celebraciones es criticarnos a nosotros mismos. Me recuerda a algunos de mis amigos sudamericanos que, en noches etílicas, me echan en cara que les invadiéramos hace quinientos años, pese a que ninguno de ellos tiene sangre indígena y sí europea. Hay quien cree que descendemos de una aldea como la de Asterix. Pero muchos estamos más influídos por los Ramones y los Rolling Stones que por el gaitero de Llibardón. Y hemos escuchado cantar y hablar más veces en inglés que en asturiano. Augusto es rock. Rock urbano.

Publicado en Artículos | Deja un comentario

Bares

Bares (16.8.14 - foto)Son el hábitat donde el español se desarrolla como ser humano. De la misma forma que el oso polar nace y muere en el hielo y el gorila lo hace en la selva, un español no sobrevive lejos del bar. En ellos comemos, bebemos, leemos la prensa, nos confesamos y ligamos. Es el espacio de interacción nacional por antonomasia y deberían ser patrimonio nacional. Los hay de muchos tipos. Unos sirven para recibir la bienvenida matutina del desayuno. Otros estimulan el organismo con la bendición del vermú. También hay sitios para la conversación vespertina en torno a las tazas de café. Otros son un campo de fútbol y tiemblan con cada gol. Pero mis favoritos son los que ponen música. En los bares he descubierto más música que en ninguna otra parte. Es el escenario perfecto para que una canción te agarre por sorpresa. El contexto desenfadado permite que la liberación de los sentidos nos haga más permeables a fórmulas diferentes. En el continuo flujo sonoro de los altavoces, la música nos abraza como lo hacen dos desconocidos ebrios. Es la banda sonora de las ganas de vivir. Y, de pronto, algo inesperado surge y hemos de detenernos a escuchar con atención.

Después, agarramos al camarero o al pinchadiscos por el cuello y le preguntamos por el nombre del grupo. Para mí, ese instante milagroso es uno de los mayores placeres que existen en la vida. Internet jamás me ha provocado esa emoción. En Asturias tenemos suerte de que en los bares, en general, se escucha muy buena música. Madrid o Barcelona, a diferencia de hace dos décadas, han bajado escandalosamente el nivel. Están atrapados entre el imperio de la novedad y el miedo de espantar a la clientela.

Publicado en Artículos | 1 comentario

Begin Again

Begin Again (9.8.14 - 260)No soy muy cinéfilo, pero cuando se estrena una película sobre música no me la pierdo, aunque todas suelen reflejar los prejuicios clásicos del rock. “Begin Again” comienza con una pareja de músicos: él triunfa y ella no. Ella es descubierta por un cazatalentos arruinado que emplea sus conocimientos y contactos para grabarle un disco, y en ese proceso surgirá, entre otros, el manido asunto de la autenticidad. Durante una conversación entre el productor y la artista, él insiste en la necesidad de pulir y arreglar canciones pero ella se niega a renunciar a su “autenticidad”. Dylan es citado, una vez más, como ejemplo de este valor aunque el productor, con acierto, responde que su carrera es una de las más pensadas de la historia del rock.

El exnovio de la protagonista graba con arreglos de baile dirigidos a un público multitudinario una canción que habían compuesto a medias. Ella pone el grito en el cielo porque la versión original (con guitarra folk y sin muchos arreglos) era más “auténtica”. ¿Acaso no es un arreglista una persona? ¿El público de un gran estadio no está compuesto por personas que sienten también las canciones de forma íntima? El colmo de la autenticidad llega cuando la protagonista decide colgar su disco en Internet y venderlo por un dólar. Es, en teoría, el nuevo sistema frente al viejo. Pero el disco sólo se da a conocer (y vende) cuando un rapero, millonario y famoso, devuelve un favor al cazatalentos y recomienda el álbum en su Twitter. Es una película que plantea muchos debates. Sólo hay uno que permanece inmutable: el chico es famoso, ocupa un lugar público, y ella está a la sombra, en su espacio privado.

Publicado en Artículos | 1 comentario

Dylan y Pujol

Dylan y Pujol (2.8.14 - foto)Cuando salió Bob Dylan en la última Super Bowl anunciando Chrysler, gran parte de sus seguidores se echaron las manos a la cabeza. Lo más suave que le llamaron fue vendido. Bob Dylan se hizo popular debido a la fuerte inversión de la multinacional CBS y a su manager, Albert Grossman, un tiburón de los negocios que nada tenía que envidiar a cualquier broker de Wall Street. Pero en el rock, ni los artistas ni los fans quieren saber nada de dinero. Al menos, en público. Es como si los billetes ensuciasen las canciones. A los artistas no les gusta que se les recuerde que lo que venden es considerado un “producto” y los seguidores tampoco queremos sentirlo aunque, en efecto, lo sea, y nuestra relación con el artista se establezca cuando compramos un disco o una entrada para un concierto. Le “poseemos” a través del pago. Pero Bob Dylan jamás fue un puritano. A Dylan le gusta la música, procura hacerla y también venderla. Toca para el Papa si le apetece y nunca se comprometió con nada ni nadie excepto con su carrera y su cartera. Jamás trató de engañarnos. Dylan no defrauda, lo hacen las expectativas de sus fans, que quieren ver en él a un Mesías.

En cambio, Jordi Pujol se presentó ante sus seguidores como un Bolívar y no como un apéndice de Banca Catalana. Afirmaba que estaba comprometido con su nación, su carrera, pero no con su cartera, y eso creían sus fans, a quienes “poseía” a través del voto. A los políticos no les gusta que les consideren un “producto”, aunque lo sean. Tienen ínfulas de estrellas y creen que la respuesta está flotando en el viento mientras el dinero les espera honorablemente en Suiza.

Publicado en Artículos | Deja un comentario

The Rolling Stones en España (Popular 1 – Julio/Agosto 2014)

Popular1  Jul-Ago2014En el presente número de la revista Popular 1, contiene un más que detallado reportaje sobre las visitas de The Rolling Stones a España, así como entrevistas con personas que bien los vieron actuar o tuvieron el placer de abrir el concierto para ellos: Ramoncín, Ariel Rot, Enrique Bunbury, Carlos Tarque, Leiva, Rubén Pozo, Joe Ezeiza… y por supuesto, Igor Paskual junto a Loquillo en 2007.

Podéis revivir la crónica de esos conciertos junto a The Rolling Stones AQUÍ.

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Hey Jude

Hey Jude (26.7.14 - 258)Una de las grandes preguntas de la antropología es saber por qué personas capaces de conmoverse ante una pieza de música o un poema, pudieron enviar a millones de judíos a la cámara de gas. Otra es cómo un país como Israel, formado por gente que, desde pequeña, recibe una esmerada educación, ha creado en Gaza el mayor campo de concentración del mundo. Cuidado, no sólo la Alemania nazi o el actual Israel consiguen tener la cabeza llena de información y las manos manchadas de sangre al mismo tiempo. Francia tuvo al mejor Ministro de Cultura europeo que ha existido, André Malraux (1958-69), mientras su propio país cometía atrocidades en Argelia (1954-62). Me recuerdan a esos individuos preparadísimos, que son muy buenos en lo suyo, pero que carecen de cualquier habilidad social o empatía. Le damos a la cultura un valor moral y no siempre lo tiene, porque hay muchas acepciones para el término cultura. En algunos casos, la cultura es una herramienta formativa encaminada a gestionar los datos que tenemos de manera adecuada y que se combina con la capacidad de aprender de quien no es como nosotros. Pero, en otros, la cultura está destinada a fomentar la identidad de grupo y reforzar el sentimiento de pertenencia a una comunidad. Es el caso de aquella Alemania y de este Israel que, además, son profundamente patriarcales y acarrean valores como la competitividad o cierto complejo de superioridad. La cultura, según se utilice, puede crear maravillas o pesadillas. Personas como Barenboim y Furtwängler son las rosas de una educación excelsa, la misma moneda con distintas caras, pero Hitler o Netanyahu, líderes del pueblo, son sus espinas, dos caras de la misma cruz. …don’ t make it bad.

Publicado en Artículos | Deja un comentario

Igor Paskual en el “Meeting Point” de Ruta 66 (núm. Julio 2014)

En el número de Julio de la revista músical “Ruta 66″, Igor Paskual colabora en la sección “Meeting Point” donde escoje un libro, un concierto y varias cosas más que intersantes.

Ruta66 Julio 2014

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Curso de verano: “Música y Cultura Urbana: del Rock al Hip-Hop”

UNIACURSO DE VERANO:
“MÚSICA Y CULTURA URBANA:
DEL ROCK AL HIP HOP

Baeza (Jaén), Sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía
Del 18 al 21 de agosto de 2014

PLAZO DE SOLICITUD DE BECAS: HASTA EL 15 DE JUNIO
http://www.unia.es/content/view/27/53

INFORMACIÓN, FOLLETO Y MATRÍCULA:
http://cursosdeverano.unia.es/cursos-de-verano/item/musica-y-cultura-urbana-del-rock-al-hip-hop

Publicado en Noticias | Deja un comentario

Lenguas e Idiomas

Lenguas E Idiomas (19.7.14 - 257)Cuando escucho a algún grupo español cantando en inglés, siempre me pregunto cómo sonarían si lo hiciesen en castellano. No se trata únicamente de ver cómo se desenvolverían con la fonética española, sino de la curiosidad de escucharles en su verdadera lengua. Pero, ¿cuál es nuestro idioma de verdad? Yo canto en castellano porque es la lengua que utilizo a diario. Y, aunque mi madre habla en ese asturiano “amestáu” delicioso de Lastres, yo no. Cuando tuve que pasar largas temporadas en Barcelona o Vic con una banda (Trogloditas) que se comunicaba en catalán, no me costó entenderlos porque desde pequeño pude escoger francés en el colegio (público) y ambas lenguas me resultaban similares. Tengo amigos ingleses que viven en zonas rurales de Asturias y hablan bable con acento de Newcastle o del norte de Londres. Nuestro idioma es el que escogemos y las razones de nuestra elección apenas importan. Incluso puede que empleemos distintos idiomas para actividades diferentes como cantar, hablar, trabajar, amar, escribir, leer o gritar proclamas. Así, hay grupos españoles que cantan en francés por razones estéticas. Otros lo hacen en catalán porque es en el que mejor se manejan. Algunos en euskera porque era la lengua de sus abuelos. También están quienes cantan en gallego por la misma razón o por posicionarse políticamente. Otros en inglés por comodidad o porque quieren dirigirse a ciertos mercados. Y muchos cantan en lenguas que no hablan para recibir una subvención con la que pagar la grabación del disco. Que los grupos y la gente hablen, canten y estudien en el idioma que deseen. Que nos dejen escoger. Mis favoritos: el inglés y el español de latinoamérica para leer, el latín y el griego para formarse y el castellano para hablar y cantar.

Publicado en Artículos | 1 comentario

Nueve Memorias De Un Mundial Airado

La Insoportable Crueldad Del Mundial (3.7.14)NUEVE MEMORIAS DE UN MUNDIAL AIRADO

1. El mordisco. Este Mundial no será recordado por el mordisco de Luís Suárez a Chiellini sino por el que le da la FIFA al uruguayo con esa sanción desmedida. Recordemos que Matuidi rompió la tibia y el peroné del nigeriano Onazo y sólo recibió una amarilla. Y que Zúñiga quebró la vértebra de Neymar sin tarjeta. El presidente de la República Oriental del Uruguay definió de modo breve y elocuente lo que pensaba sobre la Federación Internacional de Fútbol. Valdano no lo hubiese dicho mejor.

2. La suerte. El azar marcó parte del Mundial. Alemania mereció ganarlo con justicia, pero Argentina bien pudo ganar esa final. El error de Kross podría haber sido uno de los más graves de la historia de las finales pero, un segundo después, Higuaín cometería otro que le pesará por mucho tiempo. Aún dudo si Neuer debió ser expulsado o si Höwedes mereció la roja. O si el golpe de Garay a Kramer o de Agüero a Schweinsteiger fueron sancionables de un modo severo. El devenir de un partido también depende del día que tenga el árbitro. La fortuna es atributo de los campeones. Napoleón ya lo sabía: “traedme generales con suerte”, decía.

Publicado en La Tentación Del Mundial | Deja un comentario