No es un capricho, es una queja

No Es Un Capricho, Es Una Queja (28.6.15)Casi un millón de espectadores en Teledeporte vieron el debut de la selección femenina absoluta española en el Mundial de Canadá. No es una cifra desdeñable, en especial, si tenemos en cuenta el ninguneo al que se somete al fútbol femenino. Pero, durante estos días, la selección ha ocupado un mayor espacio de tiempo en los telediarios. Eso sí, no ha sido el gol con la zurda de Vicky Losada contra Costa Rica o los pases milimétricos de Sonia Bermúdez. Ni tampoco han sido la lección imperial de defensa y creación de juego de Virginia Torrecilla o los regates de Marta Corredera. Lo que sí ha tenido relevancia es la petición de las 23 jugadoras de la selección de la destitución de su seleccionador, Ignacio Quereda, cuestionado en métodos y formas por todas ellas. Él, encantado de haberse conocido, al muy español estilo, no piensa dimitir y se aferra al cargo sostenido sólo por la gerontocracia futbolística.

Sin ir más lejos, el seleccionador de la absoluta masculina, Vicente del Bosque, ha dado una balón de oxígeno a Quereda en un absurdo ejercicio de corporativismo declarando que las jugadoras no han empleado “los cauces correctos” para sus quejas. No indica el Marqués cuáles son esos correctos cauces pero estoy convencido de que si lo hubiesen hecho con la sumisión y discreción que les demanda, ni él ni nadie se hubiesen enterado de este desencuentro al que Villar hace oídos sordos.

Y tan sordos, ya que hace unos días ha salido a la luz la escandalosa noticicia de que la Real Federación Española de Fútbol ignoró una oferta de 6’6 de euros para promocionar el fútbol femenino. Y sólo un 0’95% del presupuesto de la RFEF se dedica a ellas.

El caso es que la estructura del fútbol está montada por y para hombres y lo que se salga de ese canon, en este caso, las mujeres que lo practican, es considerado un accidente, una desviación de la norma. De ahí que ni siquera su entrenador las considere adultas ni profesionales y por eso las llama “chavalitas”. Muchas de ellas juegan en otros países y están muchísimo más enteradas que él en métodos de entrenamiento y tácticas; la la única razón por la que Ignacio Quereda lleva 27 años en el puesto es por la desidia de la RFEF que jamás ha pretendido buscar a alguien más dotado para ese cargo. Quereda, no sólo las llama “chavalitas” sino que otra muestra más de la percepción infantil que tiene de su equipo, ha llamado “pataleta” a lo que es una protesta en toda regla. Sí, “pataleta” como si fuese un capricho de niñas y no una queja de profesionales (el equivalente femenino de “La Roja”).

Como la Federación no está pensada para que las mujeres jueguen, los ‘cauces correctos” para quejarse a los que se refiere Del Bosque no existen. Por eso, Don Vicente (o, ¿porqué no llamarlo “El marquesito”) tienen que montarla gorda: para que las escuchen.

Taylor Swift versus Apple

Taylor Swift vs Apple Music (26.6.15 - 304)

Taylor Swift lo consiguió. Apple Music quiere ofrecer un nuevo servicio de acceso a la música con el que desbancar a Spotify. Por 120 dólares al año (es decir, entre 10 y 15 sólares al mes), a partir del 30 de junio puedes contar con él. Apple desea que los usuarios prueben este servicio gratis durante tres meses para que luego decidan si les conviene el sistema. Pero todo lo gratis tiene un precio que, como siempre, paga la gente que hace la música. En este caso son los compositores, productores y artistas, que no iban a recibir sus porcentajes de derechos durante los tres meses que dura la oferta de Apple Music. Los afectados pertenecían a todo el conglomerado de compañías independientes que, desde EE.UU., Gran Bretaña, Alemania, Francia y Australia, se quejaron de este injusto trato. Pero fue Taylor Swift, superventas que curiosamente está en una discográfica independiente, quien logró revocar la decisión de Apple con una carta en Tumblr.

Swift se quejaba de la situación a la que se abocaba a los nuevos artistas que publicasen sus canciones o discos durante esos tres meses de prueba y decía que ellos no tenían porqué pagar las ocurrencias empresariales de Apple. Y añadía, con cierta ironía, que si Apple no regalaba iPhones, ella o cualquier músico tampoco tenían porqué regalar su trabajo. No es baladí recordar que Taylor Swift retiró todo su catálogo de Spotify debido al miserable porcentaje que pagan, como también han hecho Adele y Tom Yorke, vocalista de Radiohead. El caso es que, después del comunicado de Swift en Tumblr, Apple ha repensado su decisión y, en su cuenta de Twitter, ha anunciado que sí pagará royalties durante esos meses. Esos nos da una idea de la contribución de la cantante norteamericana a los derechos de los músicos. Estoy seguro de que legendarios sellos independientes como Rough Trade le estarán muy agradecidos. De hecho, esta noticia fue portada del diario progresista británico The Guardian, mientras que en España no ha pasado de las páginas de cultura y a quienes se considera progresistas es a la asociación de internautas y demás gentes que pretenden que los músicos no reciban dinero por su trabajo. Como dijo Billy Bragg: “Taylor Swift ha conseguido que la música se vea como un valor”.

Igor Paskual, en la revista Líbero (núm. 13)

LIBERO #13 Junio2015

Igor Paskual vuelve a participar en la revista futbolística-cultural Líbero, que sale hoy a la venta (23 de Junio), con el artículo “El Rock Que Reconstruyó Chile Para Su Mundial” (1962).

En portada, el jugador del FC Barcelona, Neymar. Interesantes artículos sobre Fútbol en el Sáhara y el Mundial Femenino de Fútbol.

Escrito como siempre, por las mejores firmas.

Gusto agridulce en Canadá

IPK RugidosDeGato“¡Dios, qué buen vasallo sería, si tuviera buen señor!”, exclama uno de los habitantes de Burgos cuando entra El Cid tras su destierro. Qué buena selección si tuviera una Federación y un seleccionador a la altura. Se acabó la fase de grupos para España tras un empate con Costa Rica y dos derrotas contra Brasil y Corea del Sur. Nos queda un regusto agridulce por lo que pudo ser y no fue, porque se ha malgastado una oportunidad de oro para llegar a octavos o cuartos y porque la selección tenía que haber ido a jugar al fútbol, no a luchar contra los elementos.

Los elementos, además, estaban dentro del propio bando. Por un lado, está la desidia de la propia Real Federación Española de Fútbol, que tuvo la desfachatez de enviar a esta excelente generación de jugadoras con sólo dos amistosos de preparación y ante rivales de poca enjundia (uno de ellos en Mareo contra Eire). Sin ir más lejos, Costa Rica se había enfrentado varias veces a México y Colombia y se notó: con mucho menos talento, supo competir. España no se puede quedar enfangada en una fase de grupos cuando su juego ofrece tantos momentos para la videoteca. Ahora, las jugadoras han de hacer las maletas y pasar a cobrar sus ridículas dietas. Villar seguramente dispondría en Bielorrusia de otros honorarios por ver a la selección española masculina disputar la fase de clasificación para la próxima Eurocopa, mucho más importante para él que un Mundial.

El otro culpable de la situación no es otro que el entrenador, Ignacio Quereda. Aunque logró forjar una línea defensiva excelente, apostando por Leire y Celia en los extremos, con Irene Paredes y Marta Torrejón en el centro (¡dejó en el baquillo a toda una Ruth García!) y Virginia Torrecilla por delante de la defensa, se le atragantó su artístico medio campo, que nunca llegó a cuajar bien. Explotó en demasía a Alexia, que estuvo brillante en ayudas en defensa, arrojo y algunos pases, pero se diluía en las segundas partes, y dejó en dos partidos enteros a Jenni Hermoso en el banquillo que es, con Vero Boquete, la jugadora con más fútbol en sus botas y en su cabeza.

Tampoco se atrevió a usar desde el principio a Sonia Bermúdez por la izquierda al mismo tiempo que a Marta Corredera por la derecha, que hubiesen sido dos puñales. Así, sólo se atacaba con verdadero peligro por una de las bandas. En el primer partido puso a la delantero centro Natalia Pablos por la izquierda con lo que, fuera de sitio, perdió una extremo y una delantera. Subsanó ese error en los siguientes partidos, pero nunca se supo si quería atacar con balones largos o tocando, por el centro o por los extremos.

Cuidado, España cuajó unas primeras partes de forma muy seria y contra Brasil fue excelente pero, aunque llegaba con frecuencia al área rival, nunca se llegó a desprender verdadero peligro sordo. No es cuestión sólo de remate, sino de la calidad de los pases. España se vino ligeramente abajo en las segundas partes, una especie de hundimiento psicológico por el efecto de los goles rivales y la fatiga física, como si entrasen en una hormigonera psicosomática.

300

IPK RugidosDeGatoTrescientos artículos ya. Como un guerrero espartano frente al enemigo, resistiendo en las Termópilas de la opinión, combatiendo a los persas que lanzan incontables e incansables tópicos del rock y del pop. Con el hoplos en el brazo, quiero salir triunfante o con mi cadáver sobre el único escudo que nos salva la vida, el de la reflexión y la fuerza de voluntad. Ni siquiera la verdad es nuestra. Y así hemos de venir a la batalla del artículo semanal. Dispuesto a desnudar al rival, a despojarlo de su armadura y ver qué encierra por dentro. Basta de falsos emperadores que vienen desde Persépolis desnudos, sin que nadie a lo largo del camino haya sido capaz de decírselo. 300 artículos escritos en casa, en hoteles, aviones, furgonetas y salas de espera. Artículos rematados al filo del amanecer con el aliento del útimo escenario reflejado en las pupilas o venciendo a la falta de inspiración con más ingenio que genio. El número importa. No es difícil escribir un buen artículo. Ni siquiera dar un buen concierto es complicado. Todo jugador tiene un buen partido. Lo complicado es intentar mantener ese nivel concierto tras concierto, artículo a artículo. Día tras día. Lo difícil es ser brillante en la vida cotidiana, mantener la atención sin bajar el nivel. Ser el mejor en tu noche bodas es fácil. Lo complicado es parecer el mejor amante del mundo después de bajar la basura y fregar los platos. Por eso, para llegar a los 300 necesitas lanzar por el monte Taigeto cualquier frase que no vaya a resistir el paso del tiempo. Incluso con esa intensidad, puedes perder la batalla y morir gangrenado por la falta de inspiración. Con la pluma en el brazo, vence o vuelve muerto sobre el tintero.

E.T. (Semillas)

IPK RugidosDeGatoMarc Vigil (Avilés, 1975), director de la serie de televisión “El Ministerio del Tiempo”, afirmó hace poco en una entrevista que la película que le cambió la vida, la que le hizo cineasta, fue “E.T., El Extraterrestre” de Steven Spielberg. Confiesa que la vio en el ya desaparecido Cine Canciller del barrio de Versalles en Avilés. Cuando se estrenó, en 1982, tenía 7 años. Resulta curioso porque yo, recién llegado de San Sebastián, vivía en Aviles, en Versalles, y también la ví allí, en el Cine Canciller. A mí no me produjo el mismo efecto que a él, pero sí me abrió puertas a otra realidad, a la posibilidad de un mundo en imágenes o sonidos que era mejor y más bonito que éste. ET es una película muy emotiva y, en el fondo, habla de ser diferente, así que deja una profunda huella en cualquier niño que se sienta distinto y trate de comprender con herramientas mínimas el mundo que le rodea. Además, en aquella época, las películas de cine eran un bien escaso, no existían las posibilidades de acceso que tenemos la actualidad. Al lado del cine Canciller había una pequeña cafetería a la que iba todos los domingos para ver “El Pequeño Ruy”, porque en casa sólo había tele en blanco y negro. Lo que me llamó la atención de Marc Vigil fue que no citase a un director como Haneke o Kurosawa, sino a alguien tan abiertamente comercial (y excelente) como Spielberg.

De la misma forma a muchos músicos nos marca antes U2, Dire Straits, Queen o Duncan Dhu antes que Bob Dylan. Cuando creces ya caminas por otros derroteros, pero, esa primera puerta, la suele abrir alguien con éxito a quien todo el mundo tiene acceso. Un niño de 10 u 11 años no va a tiendas especializadas ni compra discos de importación, así que, antes de los Smiths, es posible que estén los Hombres G. Es muy emocionante saber que en aquella sala llena de niños y niñas de Versalles cayó una semilla en un tipo que hizo crecer un árbol y ahora dirige una exitosa serie. Como curiosidad, cuando actuamos como teloneros de los Stones, en el tercer concierto, a punto de salir al recinto, en la tele de la cafetería del hotel estaban echando ET: me negué a moverme hasta que terminara y llegamos tarde a tocar.

Pesadilla En El Escenario

Pesadilla En El Escenario (29.5.15 -301)

Si fuera espeleólogo, me gustaría descender por las grutas que nos llevan hasta el centro del cerebro humano y, agarrado de cuerdas, leer los misterios de la conducta del homo sapiens en las las estalactitas y estalagmitas que conforman nuestro pensamiento más irracional. Me gustaría saber porqué nos atrae lo que nos atrae pero, sobre todo, porqué nos atrae presenciar comportamientos negativos, por ejemplo: ¿por qué nos gusta ver a gente que es borde con otra? Me refiero, sobre todo, a todos estos héroes catódicos que abundan por ahí. Por ejemplo, Risto Mejide, que es (o era) cruel de una forma explícita. O el jurado de Master Chef, de manera más sutil y ladina. Mourinho en el mundo del fútbol o Simon Cowell en los concursos de talentos sobrepasan los límites de la cortesía, pero cuentan con un gran número de seguidores. El cocinero británico Gordon Ramsay creó “Pesadilla En La Cocina” y es otro maleducado de tomo y lomo con gran éxito. Sin embargo, este programa en su versión española muestra otro talante. No es que Chicote no pegue voces pero, a diferencia de otros, su enfado transmite, al menos en apariencia, una verdadera vocación de ayudar y no de humillar. Trata de mejorar el negocio de los demás aplicando parámetros lógicos y comprensibles como la jerarquía bien entendida, la delegación de tareas, el buen clima y, sobre todo, amor por el oficio y respeto por el cliente.

Muchas veces me han dado ganas de seguir su ejemplo y, en lugar de ir a una cocina, meterme en el local de ensayo de algún grupo. Allí se verán los mismos problemas que nacen entre fogones: la falta de comunicación, el que hace mucho, el que no hace nada, el que parece que no hace pero es imprescindible, el líder que no vale, el líder que sí, el que se empeña en hacer lo que no sabe, el que lo hace genial pero no sabe vender, el que sabe vender pero necesita a los demás porque no sabe trabajar en equipo. Los que ensayan mucho, pero mal enfocados, los que creen que inventan y no hacen más que repetir, los que suenan bien pero impersonales, los que tienen gusto pero sin profundidad. El asunto es que en todos los grupos humanos se replican los mismos problemas. Aplicando las recetas de Chicote a la música, el rock sabría mejor.