Igor Paskual, en Barcelona junto a Jorge Alonso, Ramiro Nieto y Nacho Vegas

IPK LogoEl ciclo “Tinta Sonora” regresa el Viernes 22 de Mayo a las 21h a la sala Apolo de Barcelona con una charla sobre Nick Cave entre Nacho Vegas y Jorge Alonso, autor del libro “The Bad Seeds: Compartiendo Las Semillas” (66 rpm edicions).

Además actuará una superbanda integrada por Jorge Alonso, Igor Paskual, Ramiro Nieto (The Rights On) y la participación especial de Nacho Vegas.

La charla girará en torno a “la obra de Cave, sobre las peculiaridades de su método compositivo, sus canciones, su capacidad para crear un personaje que se ha convertido en referencia ineludible de la historia del rock”

Texto: Efe Eme
Entradas:
 www.sala-apolo.com

Los Conciertos de Radio 3 (descarga mp3)

IPK LogoEn el siguiente enlace, tenéis de manera totalmente gratuita la actuación de Igor Paskual presentando “Equilibrio Inestable” en “Los Conciertos de Radio 3″, emitido el Octubre de 2011.

¡Esperamos que lo disfrutéis!

Descargar AQUÍ.

Igor Paskual, en Barcelona junto a Loquillo

LOQUILLO CodigoRockerIgor Paskual y Dani Nel.lo serán los invitados de honor en el concierto fin de gira “Código Rocker” el próximo Jueves 14, en la sala Razzmatazz de Barcelona.

Posteriormente, Loquillo seguirá recorriendo la geografía española con su banda habitual con Igor Paskual, Jaime Stinus y Josu García a la guitarra, Laurent Castagnet a la batería, Santi Comet al teclado y Alfonso Alcalá al bajo.

El Libro Del Ataque

El Libro Del Ataque (4.5.15)Sporting – Mallorca
(El Molinón, Gijón – 3.5.15)

Se abalanzó el Sporting sobre el área rival como un enjambre de Stukas. Rápidos, contundentes y sin dejar aire a su paso. Pero, en la portería del Mallorca, apenas se escuchaba el lejano eco de las balas de fogueo y, aunque Cabrero se pasó el partido escondido en su refugio antiaéreo, no sufrió más heridas que las del penalti. No pasa nada, antes de comenzar la guerra ya sabíamos que los Kalasnikov nunca iban a llegar y que habría que confiar la victoria final a la seguridad de las trincheras en defensa. Golpe a golpe, punto a punto, el Sporting está muy cerca de rendir la ciudad del ascenso y volver al lugar de donde nunca debió salir.

Decía Ancelotti en su etapa como mánager del Chelsea que le resultaba más fácil entrenar los aspectos defensivos que los ofensivos y que el secreto para que el conjunto “blue” hiciese tantos goles con él en el banquillo era, precisamente, dejar libre la inspiración de sus jugadores de arriba. Él había empezado siendo un entrenador defensivo con un Parma basado en la solidez de Thuram, Cannavaro y Buffon. Sin embargo, Carlo jamás detestó los aspectos imprevistos del juego: uno de sus ídolos era Gigi Meroni, un excéntrico goleador del Torino de los 60. Es más, mientras estudiaba su máster como entrenador, escribió la tesis “El futuro del Calcio: más dinamismo”. Pero sólo consiguió llevar a cabo sus ideas en ese extraordinario AC Milán con el mejor Kaka que el mundo y el Madrid han visto. Sin embargo, hizo un milagro en Londres. ¡Un entrenador italiano mutó un equipo conservador en una máquina de hacer goles!

El asunto es que él, a diferencia de Abelardo, contaba con Lampard y Drogba y podía permitirse el lujo de dar libertad de acción a Deco y Ballack con Makelele guardando las espaldas del equipo. Así, Ancelotti sólo se atribuía la medalla al orden defensivo. No sabemos cuánto de verdad o mentira hay en sus palabras, pero nos sugiere que los goles dependen en buena parte de parámetros que no son fáciles de entrenar. Eso mismo veo en el Sporting. Es casi imposible que le hagan un gol, su solidaridad está a prueba de resultados ajenos, lesiones, directivos y demás. Pero al margen de que el Sporting carezca de un matador en el área, es cierto que se queda sin ideas al atacar.

Por ejemplo, Carmona, que es ejemplo de pundonor y de hombre que se deja el alma en cada encuentro, es un exponente claro de cómo errar el último pase o ralentizar un contraataque hasta permitir que los rivales se ordenen de nuevo. El caso contrario sería el de Jony, que da muy bien el último pase, pero los rematadores suelen llegar un poco antes o un poco después.

Solo o Acompañado

Solo o Acompañado (1.5.15 - 297)

¿Cuál es el mayor error de la crítica musical? Que los críticos suelen escuchar los discos a solas. Es decir, la experiencia auditiva que obtienen de un álbum queda restringida a un entorno individual. Y hay discos que funcionan muy bien así, pero, a menudo, se juzgan en la soledad de un salón obras que han de ser experimentadas en el fragor colectivo. Un disco depende completamente del contexto. No suena igual el “Alive” de Kiss en una furgoneta acompañado de tus colegas, que de noche, tumbado en tu cama, con los auriculares puestos. Tampoco es lo mismo escuchar “Shine on your crazy diamond” en un bar a las dos de la mañana rodeado de borrachos que mientras cocinas o limpias el polvo. Ir a las fiestas de tu pueblo con “La Macarena” adquiere otro sentido que jamás encontrarás si la pones en la intimidad de tu cuarto. La escucha individual, igual que la lectura individual, es algo relativamente reciente. Con este tipo de escucha en soledad, el crítico tiende a apreciar más lo que es distinto, lo que se sale del código. Sin embargo, cuando escuchas algo con más gente, el acento cambia de lugar y se posa sobre el denominador común de una canción, que es aquello que la hace comprensible a todos los oyentes, por distintos que estos sean. No es nada fácil hacer canciones que lleguen a una gran masa logrando que cada uno de los individuos que la componen sienta que la canción está dirigida a él. Se supone que un crítico tiene que servir de filtro para decidir qué obra merece la pena y cuál no pero, dependiendo de los criterios que use, el crítico puede ser una figura inútil. ¿Se puede juzgar bajo los mismos parámetros a Mónica Naranjo que a Radiohead? ¿A Morrissey que a Boikot? Se puede, pero no se debe. Lo ideal sería que cada crítico estableciera de manera muy clara cuáles son sus patrones de juicio. Y lo importante es juzgar desde el respeto. Tratando de descifrar dónde es fuerte cada artista y dónde falla. Y especificar si escucha solo o acompañado.

El Jazz y La Guardia Civil Gallega

POPULAR 1 Enero 2012

Estábamos en el tramo gallego de la gira de “Equilibro Inestable” y hacíamos tres conciertos. Al primero íbamos sólo Ángel Miguel y yo, en el Maeloc de A Coruña, un lugar lleno de brío y vida que nos deparó una noche tan interminable y borrosa como divertida. Es imposible aburrirse en Galicia, sus gentes peculiares proporcionan siempre momentos inolvidables. Ese concierto merece un capítulo aparte, de hecho, porque los distintos protagonistas (Tanxencias, Pepe Pülsar y demás, son personales de película). Después de ese primer concierto, a los otros dos ya íbamos la banda entera. Antón (bajista), el enorme Antón en todos los sentidos (y por lo visto son todos…), iba conduciendo con ese gusto que tienen algunas personas por coger el volante y no soltarlo. Sonaba John Coltrane. Cuidado, no siempre escuchamos jazz en la furgo. Hemos vivido momentos con Frank Zappa, pero también hemos llegado a disfrutar a Mocedades, en estado más etílico (aquí Antón ya no conducía), pero, vamos, que estamos bastante abiertos a cualquier sonido que nos anime la existencia. En una de esas carreteras gallegas que no sabes si llegarán a algún lado atronaba “Blue Train” de Coltrane. El motivo principal de ese tema es una pregunta de cinco notas a la que sigue una respuesta de dos notas iguales. Esas últimas dos notas eran acentuadas por Antón con el claxon y, curiosamente…¡Armonizaba! El propio Antón llegó a identificar el intervalo de las notas de Coltrane y el claxon. Sonaba de maravilla. El resto de la banda iban también asombrados del maridaje entre la creatividad del maestro y la expresividad sonora del monovolumen. Ángel Miguel, guitarrista, estaba realmente descojonado, pero no más que Jandro, el ilustre batería cuyo padre nos había cedido la furgoneta esos días (su padre, Pifi, es, por cierto, un bajista muy reconocido en Asturias). Antón conducía acompañando esas dos notas con el claxon, sin que nos diéramos cuenta de que delante iba un coche de la Guardia Civil. Y pasó lo que tenía que pasar.

De pronto, sin comerlo ni mucho menos beberlo, estábamos en la cuneta dando explicaciones a dos gallegos beneméritos de porqué íbamos pitando. Muy tranquilos explicamos la versión de Coltrane que, además, era la verdadera, pero, sobre todo, intentamos hacerles ver que no estábamos burlándonos de ellos. Y todo con mucha seriedad, porque lo que menos nos apetecía era que, al ver que éramos un grupo de rock, se pusieran a registrarnos la furgo y nos hicieran perder un tiempo precioso. Al final nos dejaron marchar, porque la historia era tan convincente y real que no tenían argumentos para retenernos. Pudimos llegar a tiempo a la prueba de sonido siguiente, pero Antón se abstuvo de volver a ser creativo con su claxon. A mi inestable banda les invito a brindar por el Día Internacional del Jazz. Y por la Guardia Civil.

Igor Paskual, en Madrid junto a Loquillo

LOQUILLO CodigoRockerIgor Paskual será el invitado de honor por segunda vez en Madrid y por tecera en total dentro la gira “Código Rocker” de Loquillo & Nu-Niles.

El evento, tendrá lugar mañana Martes, 28 de Abril en La Riviera.

Más información sobre la gira “Código Rocker”, AQUÍ.

La Vuelta De Blur

La Vuelta De Blur (24.4.15 - 296)

Vuelve Blur con un nuevo disco para demostrar que son el grupo que mejor ha sabido crecer de su generación. Son el ejemplo de lo que tiene que ser una banda; cada uno toca de una forma personal, pero que encaja con lo que hace su compañero. Se dice que Graham Coxon, su guitarrista, es tan bueno como Johnny Marr y aún más imaginativo que Johnny Greenwood de Radiohead. Alex James crea unas líneas de bajo punzantes que contrastan con la sobriedad de su batería. No vamos a negar que hay un timonel principal, Damon Albarn. Procede, como Coxon y James, de la tradición inglesa de las escuelas de arte. Fue lo suficientemente listo para crear el Brit Pop, pero mucho más inteligente para escaparse a tiempo de esa escena y reinventar el sonido Blur en el 97, cuando se dio cuenta de que la gran batalla contra Oasis estaba perdida. Albarn reconoce que Oasis supieron explicar mucho mejor a la gente quiénes eran y de dónde venían. Y eso, en un país obsesionado con las clases sociales, fue una excusa para que Blur terminasen sepultados bajo los insultos de la clase obrera. Pero su guerra no estaba en el sistema de castas británico sino en el estudio de grabación. Después de renovarse, Damon aparcó Blur y creó Gorillaz, un grupo virtual que actuaba detrás de un telón con dibujos animados y con una formación abierta que le dio margen para trabajar más allá de los límites de una banda de corte clásico. Triunfó a lo grande, escribió una ópera, colaboró con músicos de Marruecos y formó una banda con el exbajista de The Clash. Todo ello de primerísimo nivel. Y después de tantos años en combustión, es ahora cuando está en su cumbre. Y hasta tiene los mismos toques de maestro de Bowie. Por ejemplo, su banda en solitario incluye una base rítmica negra, igual que hizo el Duque Blanco a partir de 1975. Y ahora, en su retorno con Blur, realizaron la grabación casi en secreto (como el último disco de Bowie). Ya han publicado tres temas, provocando una expectativa que no se veía desde… ¡El último álbum de Bowie!. En estas canciones, Damon ha conseguido lo imposible. Ha mezclado el peculiar sonido de Blur como banda cerrada, pero con la intención de sus otros proyectos más abiertos. Ha conseguido que Blur sea dos bandas a la vez.