Museo del Punk

1930 no fue un mal año en Reykjavík, Islandia. Allí se abrieron unos baños públicos y, además, se inauguró la primera emisión de radio local. En la actualidad, en esos baños se ubica el museo del punk y en la radio islandesa suena casi siempre -dependiendo de la emisora- una música más que interesante que da cuenta de la llamativa escena musical de la capital islandesa. Resulta curioso que el museo del punk no se haya abierto en Londres, Manchester o Nueva York, sino en Reykjavík. Cuidado, los islandeses tienen querencia por los museos llamativos y también tienen el museo del pene. El asunto es que John Lydon, ex vocalista de Sex Pistols y P.I.L., inauguró este museo hace apenas dos meses. Como actuaba en el Festival “Iceland Airwaves”, se acercó y dio una rueda de prensa de apertura. Casi nada. ¿Y cómo es el museo? Pues está céntrico y, sí, hay que bajar unas escaleras donde el curator del museo te recibe con una cresta verde. El tipo en cuestión, Ekki Fyrir Vidkvæm, es un habitual de la escena punk y ha puesto mucho de su material fotográfico a disposición del público. Por lo que pude ver en las tiendas de discos, también tiene uno editado a su nombre: “Bootlegs”.

El museo es pequeño, aún mantiene los inodoros originales y cuenta de forma breve la historia músical de la isla en cartelitos en inglés e islandés. Nos enteramos de cosas curiosas, como que Led Zeppelin actuaron allí en 1970. También están documentados el concierto de The Stranglers y de The Clash organizados por el Council of Arts. The Clash tuvieron teloneros locales, Bubbi and the Outsiders. También nos enteramos de que la cerveza estuvo prohibida hasta… ¡1989! La isla no ofrecía mucha diversión y las autoridades tenían miedo de que la juventud se alcoholizase, aunque, al final, la población terminaba acudiendo a bebidas más duras. El museo pone mucho énfasis en la historia del punk local. Hay auriculares colgados del techo y puedes meter una escucha a bandas de allí como Grylurnar o la banda sonora de “Rokk í Reykjavík”, un documental sobre el punk rodado en el invierno duro de 1981. Por supuesto, están muy bien documentados los primeros años de The Sugarcubes, donde militaba Björk, y se cuentan sus andanzas y éxitos por Inglaterra. Y lo mejor: hay instrumentos y, si quieres, puedes tocarlos. Una manera inmejorable de entrar en calor.

ENGLISH VERSION

Sigue leyendo

Igor Paskual en FNAC Callao Madrid!

Igor Paskual continúa su gira “Tierra Firme” con un evento muy especial. El próximo Sábado, 28 de Enero a las 19h en FNAC Callao de Madrid, tendrá lugar la proyección del nuevo vídeo-clip presentado por Fernando Navarro (El País, M80).

Tras la proyección, Igor Paskual dará un concierto en formato dúo acústico junto a Ángel Miguel.

El vídeo-clip está dirigido por Mario Viñuela y con la colaboración especial de la capitana de la selección española de fútbol, Vero Boquete.

La Bamba

¿Sabía alguien que en el siglo XV ya se tocaba la Bamba en León? Pero, ¿es que en la Baja Edad Media existía ya ese popular son jarocho mexicano que Ricardo Valenzuela, más conocido como Richie Valens hizo en clave rock? Es algo difícil de creer ya que La Bamba es una canción que originalmente mezcla influencias españolas, africanas y amereindias y en aquella época no se había descubierto América.  Pero es que la Bamba no era una canción sino una campana. Sí, una campana con B mayúscula ya que para darles identidad se les ponía un nombre.  En el archivo de la Catedral de León aparece documentado que el de junio de 1454 se tocó La Bamba y que quienes lo hicieron cobraron por ello cuatro maravedíes. Y también vino. Pero, más curioso aún es que en Oviedo ya se tañía una campana de nombre similar dos siglos antes, aunque en ese caso no se llamaba Bamba sino Wamba. Este curioso dato lo obtuvo Josemi Lorenzo mientras indagaba en el archivo de la Catedral de León. Lorenzo es un medievalista de corazón (y heavy de espíritu) que, además  escribe de maravilla. Tiene un blog titulado “Rinconete” que recomiendo a los aficionados del tema. En él cuenta cómo al principio era incapaz de descubrir qué era la dichosa Bamba y por qué se tocaba. La coincidencia en el nombre con tan famosa canción invitaba a la risa, pero también a la confusión. Además, la caligrafía-tipografía de esos textos es gótica cursiva y cualquier error en la escritura da lugar a verdaderos quebraderos de cabeza. Finalmente, Josemi descubrió de qué se trataba y plasmó su hallazgo en el blog de “Rinconete”.

Descubrí a Josemi gracias a un texto que escribió para un disco de cantos del Monasterio de Las Huelgas de Burgos. Era conciso, bien explicado y lleno de información y matiz. A partir de ahí comencé a buscar más textos suyos y siempre tienen enjundia. Gracias a él, las campanadas de fin de año o las famosas “Tubullar Bells” de Mike Oldfield suenan de otra forma. Aunque la que más deseo ver (y si fuera posible, escuchar) es la campana más antigua de España, la Laurentina, conservada en el museo de San Isidoro de León. Dicen que sonó en la boda del Cid, aunque en aquella fecha aún no estaba fabricada. Eso sí, no hay nada comparado con la verdadera Bamba.

Igor Paskual & His Rockin’ Rothkos en Gijón!

¡No hagáis planes para la Noche de Reyes!

Tras el éxito del concierto de Igor Paskual & His Rockin’ Rothkos en Luanco, el Trio Rockabilly vuelve a la carga el próximo Jueves, 5 de Enero en el legendario Savoy Club de Gijón, con dos pases, a las 24:00 y 02.00 de la madrugada.

Oasis supersónicos

Ahora que termina el año, veremos listas y listas de “Lo mejor del año”. Para mí, lo mejor ha sido el documental sobre los años triunfales de Oasis. Hay cinco razones fundamentales:

  1. Porque son rock. Transmiten con pasión y certeza lo que es esa sensación, la inexplicable experiencia de un sonido que consigue que tu corazón se acelere y tu vida cambie. Hay un momento en el que Liam (el hermano vocalista) habla sobre la calma que siente cuando se sube a un escenario en medio del torbellino
  2. Porque son muy inteligentes. Aunque los dos hermanos se hayan esforzado en presentarse como una especie de hooligans descerebrados, la realidad es otra. Todas las respuestas que dan en las entrevistas son brillantes, emplean metáforas originales y con una concisión que abruma. Son capaces de analizar lo que sucede a su alrededor con bastante claridad. Son conscientes de que no hacen arte elevado sino artesanía y que su mayor logro es conectar con el público. Pese a toda su arrogancia, reconocen que el mérito está en sus fans.
  3. Porque son obreros de verdad. Desde la publicación del libro “La criminalización de la clase obrera”, de Owen Jones, todo el mundo musical se ha puesto a hablar de clase obrera cuando lo más cerca que han estado de ella es viendo una peli de Ken Loach. Hay una visión sobre la clase obrera muy romántica y algo paternalista. Oasis detestan ser clase obrera inglesa -que es distinta a la española por muchas razones- y lo que quieren es salir de ella. Han sufrido sus lógicas frustraciones y también su violencia, a veces gratuita. Son ambiciosos como yupis, quieren más dinero, más público, más éxito. No se olvidan de dónde vienen, pero para no volver. ¿Quién quiere ser obrero pudiendo ser millonario?
  4. Porque son duros. No se quejan. No se andan con tonterías. Estar en una banda no es tan fácil como parece y ellos tienen la fuerza necesaria para que una gira continúe pese a los problemas que, en ocasiones, ellos mismos causan. Superan las adversidades de forma muy pragmática. Son una lección de vida, de cómo ponerse manos a la obra y no detenerse ante nada ni nadie. Alguien que escribe “Live Forever” (Vivir para siempre) está ofreciendo una visión del mundo opuesta a la de Kurt Kobain, una persona que alcanzó el éxito y no supo qué hacer con él. ¡Feliz año supersónico!

Igor Paskual & His Rockin’ Rothkos en Luanco!

La segunda parte de la gira “Tierra Firme” comenzó con éxito esta semana en tierras burgalesas.

El Jueves 29 de Diciembre a las 20h en La Taberna de Hank (Luanco, Asturias), es turno de dejar “Tierra Firme” a un lado y ofrecer un concierto muy especial en formato trio-rockabilly con His Rockin’ Rothkos.

El fracaso del triunfo

Si este año ha sucedido algo interesante en el mundo de la música ha sido el decimoquinto aniversario del concurso de televisión “Operación Triunfo”. Quizá no tanto por el aspecto musical, sino por el sociológico. El asunto es que TVE decidió organizar unos programas donde aparecieron los protagonistas de la primera edición. Y lo hizo a la manera del programa original: intentando sacar la mejor cara de sus cantantes, autocelebrándose y evitando todas las aristas. Sin embargo, creo que hubiera sido muy interesante rodar un documental sobre aquellos concursantes que no tuvieron tanto éxito. Es decir, ¿qué sucede con los concursantes que fracasaron cuando el objetivo del concurso se basaba precisamente en triunfar? Un documental que recogiese el otro lado de la moneda sería de gran interés. La historia de los vencedores, como la de Julio César, ya se contó. Ahí están Bisbal y sus seis millones de discos vendidos. También tenemos el paso de patito feo a cisne de Rosa (“de España”) que conmovió al país. Incluso hubo espacio para los subcampeones: Chenoa, Bustamente o Manu Tenorio. Gente que ha conseguido vivir dignamente de la música y que ya son parte de los rostros conocidos de la vida nacional. Pero el drama está en aquellos que por un momento creyeron que iban a ser Bisbal. O quienes se vieron atados a contratos leoninos, grabando discos que detestaban.

No es baladí escuchar cómo algunos afrontaron ese repentino acceso a la fama, que no al éxito. Además, están las rencillas personales, las envidias lógicas de los que aún piensan que hubieran sido estrellas de la canción si el programa les hubiera dado un trato más favorable. Esta parte es la más trágica, ya que se les dijo que con esfuerzo todo era posible y, por desgracia, esto no es así. Varios de ellos han contado que Bisbal era el concursante más cuidado. Pero el caso es que Bisbal tenía ese “algo” del que los demás carecían. Es curioso que Álex Casademunt, que aún teniendo gracia no es una persona musical, se sienta peor cuidado que Bisbal. O que Naím Thomas, trabajador y con ciertas aptitudes artísticas, pero repipi como pocos, piense que puede llegar al corazón del público como, por ejemplo, un Bustamante. Si yo fuera A&R de una discográfica también le hubiera dado ese trato de favor a Bisbal. Espero ver ese documental algún día. Los galos también merecen contar su punto de vista.

Reverte es el rock

Reverte es el más rock. De hecho, es tan rock, que se ha equivocado de profesión. Cada artículo suyo es un reflejo de la suficiencia de su propio rostro cada vez más árido, cada vez más enfadado. Las comisuras de la boca hacia abajo, la frente fruncida. Un poco a lo Javier Nart. Pero no es facil sonreír cuando tienes en tus manos la solución para el país y la gente se limita a retuitear tus exabruptos. Lou Reed y Van Morrison tampoco se ríen. Reverte ha dado el paso hacia el rap, que es lo mismo que el rock, pero con facilidad de palabra, y cuaja incluso sus buenos artículos (que los tiene) con tacos y palabritas para dar autenticidad a la cosa. Ni los Sex Pistols en el programa de Bill Grundy. Y como si fuera un Kanye West con gorguera, emplea groseros calificativos de desprecio constante a quienes no piensan como él. En especial si son feministas. Reverte, como tantos hombres (y mujeres) de su generación, no ha entendido o querido entender de qué va la cosa. El término clave es “feminazi”. A ver, “nazi” ya no se emplea hoy en día ni siquiera para referirse a estados victimarios que rozan el genocidio. Pero él no se corta y dice lo que piensa alegremente como Eric Clapton en Birmingham en 1976 o los concursantes de Gran Hermano en la actualidad.

Hace poco se han estado recogiendo firmas para que Reverte no venga a hablar al  Niemeyer (yo no estoy de acuerdo), y eso es lo más rock que te puede pasar. Si no piden firmas contra ti no eres nadie. Es una forma de legitimar tu posición de estar a la contra. Y acusa a quienes piden esas firmas de ser “chicas de pocas lecturas”. Ahí está algo que es verdaderamente rock: emitir un juicio a través de la cantidad. El tamaño. Cuando yo era joven, también se valoraba que alguien tuviera muchos discos, que tocara muy alto o que bebiera mucho. Y si poseía muchas guitarras y había estado con muchas chicas ya era un héroe. Reverte tiene una colección de 30.000 libros y estuvo 20 años de corresponsal de guerra. Pero no se trata de “cuánto” lees, sino de “cómo” asimilas lo que lees. No es lo “que” vives, sino “cómo” organizas lo que vives. Conozco a artistas con miles de discos en sus casas que son incapaces de escribir una buena canción. Y a cientos de músicos que llevan dos o tres décadas girando en todas las circunstancias por España, pero son incapaces de hacer un análisis coherente de la situación musical en este país más allá de las anécdotas de barra. “Alatriste Superstar”.

“Tierra Firme Tour” arranca la próxima semana!

Tras una intensa gira junto a Loquillo, Igor Paskual vuelve a la carga como ya había prometido al final de la primera parte de la gira de presentación de su segundo disco en solitario, “Tierra Firme” (Warner, 2015).

Los dos primeros conciertos de esta segunda parte de la gira serán en dúo acústico junto al músico asturiano Ángel Miguel, componente de la banda de Igor Paskual y líder de Real Straits.

JUEVES, 22 DICIEMBRE / 21:00
CASA DEL CORDÓN, BURGOS
ENTRADAS

VIERNES, 23 DICIEMBRE / 20:00
CULTURAL CAJA BURGOS, MEDINA DE POMAR (BURGOS)