Staytons presentan su vídeo-clip “Singularity”, avance de su primer disco producido por Igor Paskual

Staytons presentan su vídeo-clip “Singularity”, pimer avance de su disco debut y que está producido por Igor Paskual.

“Singularity” es el single de presentación de la banda asturiana Staytons, ganadora del XXXIII Concurso de maquetas del Instituto Asturiano de la Juventud. Sus miembros tienen entre 16 y 20 años y su primer disco estará próximamente en el mercado. (Europa Press)

Mas información AQUÍ.

Igor Paskual en el Museo de Bellas Artes de Oviedo

El próximo 18 de Mayo se celebra el Día Internacional de Los Museos y, para celebrarlo, Igor Paskual participará en la actividad “¿Cómo podrían sonar esos cuadros?” en el Museo de Bellas Artes de Oviedo.

El evento tendrá lugar el Domingo 20 de Mayo a las 12 horas. La inscripción es gratuita y puede realizarse AQUÍ.

Jony genera inquietud hasta cuando calienta

Temporada 2017 / 2018 – Segunda División
Valladolid  0- Sporting 1
(Nuevo Zorrilla, Valladolid – 15.4.18)

Sí, Jony puede estar mermado, Jony puede estar tocado, pero incluso cuando está calentando en la banda, ya genera inquietud en el rival. Hay muchas razones para ello. En menos de cinco minutos había creado más peligro que Isma López en todo el tiempo que estuvo sobre el césped. Me da mucha rabia por Isma. Es un perfil de jugador con molde en Lezama, es decir, comprometido, serio y entregado. Pero hace tiempo que no está. Y como no está, no juega, y como no juega, cada vez está menos, y es la pescadilla que se muerde la cola. Pero el fútbol, como la poesía, vive de realidades y no de intenciones. Es de justicia reconocer que el triunfo en Valladolid se cimentó sobre Barba, que cada vez se parece más a la estatua de Augusto en Campo Valdés (aunque conviene recordar que Gijón es una fundación Flavia, por tanto posterior a Augusto). Barba es la conquista, pero también es la paz en sus dominios y, gracias a él, florecen el comercio y también las artes. Y de la misma manera que Barba pone orden en defensa, la directiva del Sporting debería de una vez por todas expulsar a esa especie de guardia pretoriana neonazi que, ensuciando el estandarte del Sporting de Gijón, entró en un local de Cimadevilla a pegar con barras de hierro a los aficionados del U.C. Ceares. El Ceares es un club de Tercera División que, desde hace unos años, se caracteriza por su compromiso con la cultura (concursos literarios, club de lectura), su impulso decidido por el fútbol femenino y su entrega a diversas causas sociales. No es la primera vez que sufren agresiones de estos tipejos. Lo que sorprende es el altísimo grado de connivencia o de tolerancia de la directiva sportinguista con estos sectores de “ideología” neonazi. Jamás se ha presentado el Sporting como acusación particular contra estos seguidores violentos. Y ha tenido unas cuantas oportunidades (peleas multitudinarias contra seguidores del Génova, Sevilla o Deportivo). Pero lo cierto es que la justicia -esa de doble velocidad y triple rasero- les ha absuelto en diversas ocasiones contra toda lógica y desafiando a las mayores evidencias. Da la impresión de que gozan de un privilegio especial.

Recordemos las imágenes durante la llegada del autobús del Sporting a El Molinón contra el Oviedo. Varios de ellos se enfrentaron directamente a los antidisturbios. Eso no muestra de valentía, sino de que se sienten muy protegidos. Lógico, sólo uno ha sido condenado después de más de sesenta detenciones desde 2009. Son un peligro andante por sus agresiones y amenazas (a periodistas o cualquiera que trate de detenerlos) y, si no se actúa a tiempo, lamentaremos una muerte. Ensucian el escudo del Sporting, enlodazan nombre de la ciudad y se sientan en un campo que es de todos los gijoneses (incluso de los que no van al fútbol). Esperemos que al final de temporada tengamos una doble celebración: la del ascenso y la del fin de la impunidad de los ultras. Que no se manche con barras de hierro y puños lo que con sudor se gana en el campo. Un campo que lleva el apellido “Enrique Castro, Quini” no puede ser la casa de esta gentuza. Afortunadamente, el Sporting tiene más titulares que ofrecer. Uno de ellos es la calidad enorme de Sergio y Bergantiños, arquitectura de tungsteno y granito sobre el que defender un gol durante noventa minutos. El trabajo de Nano Mesa y Rubés, y, sí, una vez más, la mano salvadora de Mariño. Mano y no puño.

Igor Paskual en la prensentación del libro “Rockeros Insurgentes, Modernos Complacientes”

Igor Paskual estará presente en los dos eventos de la presentación del libro “Rockeros Insurgentes, Modernos Complacientes” escrito por Fernando del Val en Asturias.

El primero de ellos, tendrá lugar el Jueves 22 de Marzo a las 20h en La Casa de Cultura Teodoro Cuesta de Mieres y contará con la participación del autor, Igor Paskual y Eduardo Viñuela.

El segundo y último evento, tendrá lugar el Viernes 23 de Marzo a las 19h en la Biblioteca Pública Jovellanos de Gijón y contará con la participación del autor, Igor Paskual y Eduardo Viñuela. El acto estará presentado por Eva Fernández, directiva de la Sociedad Culturar Gijonesa.

Quini, el último mito

Nos ha dejado el mejor delantero español de todos los tiempos. Siete veces Pichichi, cinco en Primera División y dos en Segunda. Con el Sporting y el Barcelona. Esas cifras están ahí no sólo para que las supere quien pueda, sino como un certificado contra el olvido. Sus logros se erigen sólidos como una roca frente al mar. Pero no sólo ha muerto una gloria del balón sino una manera de entender la vida y el fútbol. Nos abandona una forma de estar en el mundo. También se va alguien a quien al mirarle a los ojos, le salía la nobleza del corazón. Gijón caminaba con él, se curaba con él y también se aferraba a él. Era el último mito. Si se hubiera presentado a las elecciones para ser Presidente de Asturias es muy posible que hubiera ganado. Y era uno de los pocos futbolistas en el mundo del que deseabas comprar su camiseta treinta años después de haberse retirado.

Y es que Quini consiguió ser un coloso en los campos y luego, comportarse como alguien normal en la calle. Llevaba en un pie un zapato con la suela gastada y en el otro, las botas con tacos, alas y la mira telescópica para perforar porterías. En las circunstancias que vivió, no haber sido un estúpido es algo absolutamente extraordinario. Poca gente sabe lo que difícil que es seguir siendo normal, después de alcanzar tales logros, de vivir esas tentaciones y estar sometido al elogio constante. Aunque lo que más recibía Quini eran muestras de un respeto casi regio. En todos los campos de España se le recibía con honores.

En Asturias nos sentíamos orgullosos de su forma de ser porque, en el fondo, encarnaba muy bien el carácter asturiano y era un embajador oficioso que iba allá de lo deportivo. Quini era un “paisano”, tal y como se entiende en Asturias, es decir, alguien de quien te puedes fiar sólo con darle un apretón de manos. Lo que representa Quini para nosotros es algo tan especial que tengo muchas dudas de que sea comparable a lo que suponen ídolos de grandes clubes para sa ciudades. Para la posteridad queda ese reportaje de Canal 9 del 2003 con cámara oculta donde Quini asombra por el amor sincero, casi de niño, que aún mantenía por el fútbol. Enorme en el campo, colosal fuera de él. Estoy seguro de que en cielo, una vez más, volverá a ser Pichichi.

Igor Paskual, en la revista Líbero (núm. 23)

Igor Paskual vuelve a colaborar una vez más en la revista futbolística-cultural Líbero escribiendo un artículo sobre el porqué se canta la canción judía más famosa, “Hava Nagila”, en el estadio del Ajax de Amsterdam.

Más información AQUÍ.